Categories:

Hace unos días asistí a un taller presencial en Barcelona llamado “Saltar al vacío”, organizado por Lucia Camo, aquí tenéis su Instagram y su web para más detalles sobre lo que hace. 

Era una noche como la mayoría que pasé en Tenerife durante mi último viaje, sentada en la terraza del apartamento con una copa de vino haciendo planes y hablando de la vida con mis amigas. Abrí el Instagram e iba deslizando fotos hasta que me salió su post, me paré a leerlo y me gusto. No sabía quién era ella, no la seguía, pero lo que escribió resonó muy fuerte conmigo, así que decidí ir. 

Reconozco que me hacía mucha ilusión volver a ir a un taller presencial. Echaba de menos conocer a gente interesante en persona, intercambiar energías y a la vez aislarme unas horas de todo el caos que hay fuera. Tenía curiosidad de ver cómo se iban a comportar todos teniendo en cuenta el contexto pandémico actual, si íbamos a llevar mascarillas todo el rato, si la distancia física y emocional iba ser la norma. Y no me defraudó, el ambiente que hemos logrado crear juntos fue mágico y me alegra comprobar que no nos hemos olvidado de nuestra humanidad. 

¿Qué es saltar al vacío? Para mi es exponerte a lo desconocido, a lo que no controlas, a unos resultados que no te garantiza nadie, a sentimientos positivos y negativos dependiendo de tu suerte. También es liberarte de cadenas, desafiar límites, exponerte a que te vean tal y como eres sin filtros, sin maquillaje. Lo bonito es que siempre aprendes algo, solo que la mayoría de veces de una manera más abrupta, de las que te marca, de las que no te levantas fácil, pero que acaba siendo un antes y un después en tu vida. 

La primera vez que leí la expresión la había asociado sobretodo con la escritura que empecé a hacer y exponer al mundo desde hace unos meses. Porque cualquier proyecto creativo te expone a ti como persona, te deja a la vista de todos y le da al público la posibilidad de opinar sobre lo que haces. Por eso y por más razones renuncie a escribir una vez. Me eché para atrás porque saltar al vacío daba mucho miedo.  

Ahora escribo de nuevo, he saltado al vacío. Y pensé que este taller es una señal, que llegó a mi porque me hace falta un empujón más en ese campo, sobretodo para no renunciar a estar allí. Todavía tengo miedo sí, a veces más y a veces menos, la gran diferencia es que ahora estoy dispuesta a asumir todo lo desconocido que viene con ello y de disfrutar la falta de control. 

Las historias de cada una de las personas que estuvieron presentes y los pedacitos que han mostrado de ellos mismos, me hicieron darme cuenta que saltar al vacío aplica a absolutamente todos los aspectos de nuestra vida. Fue un privilegio escucharlos, verlos y sentir a su lado toda clase de emociones. Se ha creado un ambiente sin filtros, donde nos hemos expuesto al lado de desconocidos y creo yo que todos hemos salido ganando aunque no sepamos cómo todavía. ¡Así que, gracias Lucia, gracias a todos! 

Es verdad que he salido de allí también con más preguntas y más dudas existenciales, pero no me arrepiento de nada. Si dejara de hacerlo, significaria que había dejado de estar viva, y prefiero mil veces no tener respuestas pero sentirme viva. 

¡Así que saltad al vacío a menudo! Os prometo que merece la pena. 


Foto

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Floating Social Media Icons by Acurax Wordpress Designers
Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On Linkedin